Si eres de comer este post te interesa

Este post lo he escrito especialmente para mis seguidores más comilones que como yo siempre están a la caza de un buen restaurante. A mí, me gusta ir probando nuevos restaurantes cada semana, aunque cuando me gusta mucho uno me convierto en un asiduo. Que es justo lo que me ha pasado con el restaurante del que quiero hablaros hoy.

Se trata del restaurante de Sevilla Casa Carmen. Lo primero que llama la atención de él es su localización. En pleno centro de Sevilla, es ideal para dar una vuelta por los alrededores y contemplar la belleza de la Torre del Oro y de la Giralda antes de comer.

Ahora lo mejor, como no podía ser de otra manera, es su comida. En cada plato se nota la experiencia culinaria de sus cocineros. Están riquísimos. Y da igual lo que pidas: una paella clásica o un plato oriental: todos están igual de buenos.

Por no hablar de los postres. No he probado unos postres tan deliciosos desde que era un niño. Son postres tradicionales pero que entremezclan conceptos innovadores, por lo que el resultado es extraordinario. Tenéis que probarlos in situ para que veáis de qué os estoy hablando.