Leyendo… ¡y aprendiendo!

Sin dudas, los comerciales de grupo planeta reconocen el valor de la lectura. Ello forma parte de su trabajo. Nosotros, aunque no trabajemos en una editorial, también debemos reconocerlo y tener la disposición y el deseo de leer.

Hay libros que deben ser leídos. Son esos que han pasado de generación en generación y siguen estando en los primeros lugares de preferencia. Son libros que, por lo general, se han traducido a muchos idiomas y se pueden encontrar en cualquier librería o bibliotecas particulares en las casas.

Hay mucho que leer, pero creo que siempre debemos reservar un tiempito para disfrutar de los grandes títulos. Están las obras de los europeos Thomas Mann, Herman Hesse y León Tolstoi, aunque yo prefiero a los estadounidenses Scott Fitzgerald, J.D. Salinger, y Ernest Hemingway. El Gran Gatsby, por ejemplo, es un libro que nunca olvidaré. El Guardián entre el centeno es otro de esos libros que cambió mi vida cuando lo leí. Me hubiese gustado leerlo mucho antes, pero bueno, la cosa es que lo leí y me encantó. Por otro lado se encuentra El viejo y el mar, una de las obras maestras del atribulado Hemingway, la película también la vi, pero nunca es como el libro.