El Truco de todos los magos

El Truco de todos los magos, su verdadero secreto, es su talento, como te podrá demostrar el mago para empresas que contrates. La rapidez de manipulación, la proyección escénica, el carisma, la imaginación, el sentido del espectáculo, son propiedades imprescindiblemente inherentes a todo buen mago, que aunque tengan un origen genético, también deben cultivarse incansablemente. Para así poder practicar todos los tipos de magia y números de esta.

Ya sea la magia de cerca o micromagia, donde el mago cuenta con muy poco espacio y un público escaso pero cercano y muy apretado, cuya atención desafía las mayores capacidades de veloz prestidigitación con que este cuente a la hora de practicar sus números de numismagia, cartomagia, de pequeñas transformaciones y transportaciones (objetos pequeños transmutados, transportados de mano a mano o a bolsillos ajenos).

La magia de salón cuenta con un mayor espacio y mayores públicos, pero igualmente cercanos al mago, que contará con aros, clavas, pelotas, animales pequeños para desarrollar sus propuestas. Ya la magia de escena, calificada acorde el desarrollo de los espectáculos en escenarios teatrales, se presta para grandes ilusiones, donde las mismas desapariciones, transformaciones, transportaciones suceden con mayores objetos, personas y animales, sumándosele la levitación, el aserrado de personas.